Es el momento de despertar la Diosa en ti

Es momento!

Hace mucho tiempo las mujeres éramos soñadoras y sanadoras Teníamos una profunda y consciente relación con nuestra amada Madre

Sabíamos magia y cómo trabajar

con las fuerzas naturales: tierra, aire, fuego y agua


Nosotras escuchábamos Su voz Nosotras sentíamos Su sabiduría Nosotras canalizábamos Su poder

Nosotras honrábamos el ciclo de la vida y la muerte

Nosotras recordábamos de dónde provenimos: Su vientre Nosotras abrazábamos nuestras esperanzas

y visionábamos el devenir del sueño misterioso.




Sabíamos a donde regresaríamos: su tumba

Nosotras no teníamos miedo de mirar la verdadera belleza de nuestra sombra

Nosotras éramos parte de la preciosa y frágil fábrica de la vida, Nosotras éramos conscientes de los regalos y dones que nos fueron dados.


Conocíamos las causas del sufrimiento, Y encontramos forma de aliviar el dolor y de resistir. Nosotras asistíamos el proceso de nacimiento Nosotras asistíamos el proceso de morir

Sabíamos que ambos son sagrados propósitos.

Sin embargo, algo salió mal Nosotras fuimos silenciadas, nuestro cuerpos saqueados, nuestra sabiduría negada. Nuestra sangre manchada , Nuestra sexualidad avergonzada, Nuestro poder temido, Nuestros espíritus heridos, Nuestros sueños se hicieron añicos.


Mientras intentábamos reunir los fragmentos rotos de quiénes somos, aprendimos a guardar secretos. Mientras nos las ingeniamos para sanar nuestra incredulidad, nuestros recuerdos cortados, aprendimos a escondernos.


Mientras luchábamos por recuperar lo que fue robado y perdido a un gran costo, aprendimos a fingir y a consentir.

Pero en los lugares ocultos en el interior, anidado en eones de dolor y secretos, secuestrados en la oscuridad desconocida, encontramos nuestra verdad ilesa.


Encontramos nuestra voz interior. Encontramos nuestro conocimiento interior. Descubrimos que somos más fuertes que nunca. Uno por uno, reunimos nuestro poder

Ahora, a medida que expandimos nuestra conciencia, llegamos más allá del reino del hombre y llamamos al Espíritu.

ELLA escucha nuestras oraciones. ELLA conoce nuestra voz Ha estado en Sus labios desde el principio. ELLA ha visto y dado testimonio de nuestras vidas, estar al servicio de la madre tierra, de la humanidad ...

ELLA sonríe mientras bailamos con cada estación, tal como nos enseñó nuestra madre.

ELLA brilla en la forma en que la abuela luna nos guía a fluir con Sus ciclos de cambio. ELLA se regocija en que estemos aprendiendo a confiar en el ritmo de vida, muerte, descanso y renacimiento.

Ella nos llama Hijas de la Tierra, el mar y el cielo


Ella conoce la razón por la que lloramos Ella sabe la razòn de todas las cosas

Ella nos sostiene en su Espacio sagrado, seguras en el universo cósmico de amor.


Ella nos llama Nos susurra en nuestro corazón secreto, en nuestro ser álmico, en nuestra mente intuitiva. Ella clama por que la recordemos


Ella dice:


"Es hora se sanar y soñar nuevamente Recuperar el poder femenino que

el aspecto masculino del ser ha matado.

Resucítame dentro de tí. Todo lo que permaneció dormido está lista

para renacer a través de tí.

Puedes oír los susurros, hija? Puedes escuchar mi voz?"


Todas podemos escuchar sus susurros para despertar Podemos todas llamarlas para reclamar nuestra divina escencia femenina Todas podemos recordar quienes somos Todas podemos honrar de quien venimos y a quien volveremos.


Cariñosamente, Lessa. Ths Gypsy Priestess, traducido por Fernanda Peñarrieta. Imagen de Caroline Manière


Texto original en:

https://thegypsypriestess.blogspot.com/2016/07/you-can-threaten-village-wise-woman.html?m=1&fbclid=IwAR3UJtnSIqiStQFx_yEizCPvU9AYNvcKhSAlVsK7XzdgVKfaF61PYccbYqg




223 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo