BRUJAS EN EL MUNDO

Brujas que despertaron con nosotras

fondotransparente_naranja.png

Llegué a la Escuela Brujas de Luz en un momento de crisis, llegué ahí porque seguramente tenía que llegar, fue algo así como volver a casa.

Descubrirme Bruja de Luz fue un proceso hermosamente profundo, como haberme sacado un velo que me impedía ver más allá de mis límites. Haberme descubierto bruja fue conectar con mi verdadero ser, un proceso de autoconocimiento, fue empezar a caminar en consciencia y sobre todo en amor, porque esa es la verdadera magia. Poder saber mi poder y hacerme responsable de mi energía, fue transformador. Ser bruja para mi, es saber que puedo transformarme, aceptando y abrazando todo lo que me atraviesa, y saber que todo es parte de nuestra evolución.

Fue un proceso en el que aprendí a confiar, en mí misma y en que estamos sostenides por algo mucho más grande, Universo, Dios Diosa, Gran Espíritu…cómo cada uno lo sienta. Y que no estamos aislados y que todos somos parte de algo inconmensurable, que somos amor. 
Descubrirme bruja de luz me transformó, me llevó a reconectar con mi esencia y a confiar en eso. Es un camino que no tiene retorno cuando caminas desde el corazón. Y todo el proceso fue y es acompañado por la escuela y sobretodo por Fernanda a quien agradezco desde lo más profundo de mi ser.

—  Pame Oliva de Tarija, Bolivia